domingo, 9 de diciembre de 2012

Los MOOCs ¿un salvavidas para el profesor tradicional?


A propósito del interesante post de Larry Cuban "MOOCs and Pedagogy: Teacher-Centered,Student-Centered, and Hybrids", he intervenido en un grupo de Campus Virtuales con la siguiente frase (copio textual):


Es genial, si los profesores universitarios queremos deshacernos de nuestros alumnos, que se las apañen ellos entre ellos y que nos dejen en paz para hacer lo que realmente nos gusta, que es la investigación. Los MOOCs son la solución, representan una fase superior del desarrollo lógico y natural de la clase expositiva.


Evidentemente la intención era irónica, quería poner de relieve que los MOOCs, al menos en su versión x y en la c (estos últimos, en declaración de sus impulsores) renuncian a una intervención de apoyo, tutoría y evaluación a los alumnos y del propio curso. Esta es la esencia del modelo tradicional expositivo, el profesor de espaldas a los alumnos y de cara a la pizarra, quien pueda que se salve. Es clásico el ejemplo (seguramente el MOOC de mejor calidad que ha habido) de "Introducción a Inteligencia artificial" de Sebastian Thrun y Peter Norvig (Stanford-Urdacity) que, cito a Bates de memoria, tuvo varios cientos de miles de inscritos y llegaron al final 16.000. No recuerdo cuantos recibieron la insignia. Las universidades a distancia tradicionales conseguían mucho mejores resultados con no tan brillantes profesores. Y seguramente el circo romano también. 

Este modelo, y aunque no sea MOOC puro sino un modelo híbrido, viene a consolidar y a perpetuar el modelo tradicional. No quisiera ser pesado y repetir lo dicho en "Respuesta a tres preguntas...", pero la tecnología, los entornos sociales personales de aprendizaje, el uso de la identidad digital como soporte para una nueva evaluación personalizada, deben servir para, a partir de los procesos de cambio que se han experimentado de forma exitosa y en los mejores métodos disponibles de instrucción, satisfacer las necesidades de los estudiantes individuales”. Las investigaciones más recientes han supuesto un avance de los conocimientos sobre los sistemas personalizados, con tecnologías integradas, que soportan el paradigma centrado en el alumno. 
Esa percepción es la que está en el fondo de la denuncia de Cuban,  y humildemente en el mío, cuando habla de un modelo centrado en el profesor.

Me he debido explicar muy mal porque a gente que le gustan los MOOCs han interpretado de otra forma lo dicho, y lo han elogiado. 

 ¿Por qué somos tan acríticos con todos los usos de las TICs? Cuando la tecnología se utiliza para afianzar un mal uso, la tecnología es mala. El artículo de Cuban, en sus conclusiones, señala esa misma idea: "En aquellas instituciones donde se espera de los profesores que hagan la investigación y publicación, la tendencia será a incentivarles y ese será el comportamiento de referencia de la facultad: Los profesores son recompensados por pasar mucho más tiempo en la investigación que gastar tiempo en el desarrollo y en la enseñanza centrada en el estudiante y los cursos de comunidades de aprendizaje. Así la mayoría de los profesores no van a invertir en el diseño y en la enseñanza centrada en el estudiante.
Por estas razones, es muy probable que la foto que hay en la parte superior de este post sea una típica imagen de aula de educación superior en los próximos años."

Naturalmente está hablando en tono irónico, como yo lo he hecho, sin duda con poca fortuna.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada